WhatsApp Image 2022-07-07 at 3.15.55 PM.jpeg

Murales de vida
Cerillos, 2022

— Mediación transformativa con niñes y jóvenes del Club Deportivo Oreste Plath: proyecto llevado a cabo en colaboración con la Fundación José Venturelli, y cinco muralistas, en torno a la recuperación de la cancha de un barrio en Cerrillos.

En 1998 se inauguró el Conjunto Oreste Plath en la comuna de Cerrillos, conformado por edificios de vivienda social destinados a las familias erradicadas de campamentos ubicados en las proximidades. Al 2022, el deterioro de las obras, y el debilitamiento de las organizaciones, han dejado de manifiesto que la calidad de vida de las familias no mejoró, sólo se transformó, lo que además se refleja en altos niveles de hacinamiento, pobreza, deserción escolar, delincuencia, desconfianza, entre otras problemáticas que configuran las interacciones de las personas en la población. Hoy es evidente el abandono del Estado, pero también de los vecinos. La cancha, por ejemplo, es usada de forma permanente para el tráfico y consumo de drogas por otros miembros de la comunidad; en consecuencia, es un terreno que los niños deben disputar diariamente si quieren jugar una pichanga.

En ese contexto, la energía que movilizó esta experiencia responde a la necesidad de promover la apropiación de ese espacio físico, pero sobre todo su resignificación, contribuyendo con ello a brindar apoyo a quienes sustentan el club, a través de una instancia de expresión, creación y diálogo, que entendemos como alternativa para construir lazos y experiencias compartidas. Dar una señal de vida, de interés, de esperanza; al tiempo que reflexionábamos sobre el derecho a la vivienda y la intimidad, pero también a existir en comunidad.

Para ello proyectamos y construimos cuatro módulos armables (2 x 1,3 x 1,3 mts.) con paneles de madera OSB, un tipo de aglomerado barato que usan los pobladores para autoconstruir sus casas cuando se toman terrenos,  y los montamos en la cancha.

El diseño metodológico iniciaba ofreciendo espacios de autonomía, para incorporar naturalmente a quienes llegaran, sin instrucciones previas, ni protocolos institucionales o preconceptos estéticos. Así, en un ambiente festivo, habitaban de forma intuitiva las estructuras interviniendo tanto en el interior como en el exterior con técnicas de pintura mural y collage. El rol de la mediación fue nutrir progresivamente interacciones empáticas, lo que no fue fácil, por los altos niveles de agresividad y otras hierbas no tan visibles, que iban quedando plasmadas en el material. Luego de comer unos merecidos choripanes, nuestro propósito fue escalar la colaboración con les niñes, a través de decisiones colectivas, lo que decantó en una opción curatorial y un título. La invitación fue a acordar cómo situar físicamente los cuatro módulos en un espacio acotado para habitarlos conectados entre sí, y luego exhibirlos tal cual en el Centro Cultural Tío Lalo Parra. Luego al final se acordó el nombre de la obra común: “De acá somos, los artistas de la Oreste Plath”.

Equipo de Trabajo

Diseño metodológico, producción, implementación y montaje: Emilio Terán y Gonzalo Bustamante.

Implementación, registro y montaje: Matilde Larraín, Javier Vargas y Paloma Moya.

Fundación José Venturelli: Malva Castillo (producción general) Cristián Leyssen (curatoría del proyecto).

Muralistas invitados: Paula Tikay, Sebastián González, Jennifer Díaz, Tomás Ives

Club Deportivo y Cultural Oreste Plath: Jimena xxxxxxxx, Carla Martínez, William Silva, Damián Linconao, Ian Gatica, Jeremy Gatica, Joshua Pizarro, Chubi, Jehe Altidor, Felipe, Joshua Aguilar, Miguel Vilos, John Alvarado, Cristóbal Soto, Aníbal Silva y Mauro Solís